Tallergrafica3’s Blog

November 26, 2008

Un Personal Fest recargado

Filed under: Arte y Medios,Uncategorized — tallergrafica3 @ 1:54 pm
Tags:

Bloc PartyPor Catalina Bellisario

 

El Club Ciudad de Buenos Aires se preparó para recibir entre el 31 de octubre y el 1 de noviembre a una ambiciosa seguidilla de bandas internacionales del momento.

 

La nueva edición del Personal Fest contó con propuestas innovadoras e interesantes que al parecer de muchos, superó festivales anteriores.

 

En la primera fecha tocaron bandas de renombre como The Offspring, Draytones y Jesus & Mary Chain, entre otras. Y en la segunda fecha, con una oferta más variada para todos los gustos tocó The Mars Volta, Bloc Party, Kaiser Chiefs y por supuesto R.E.M.

 

La publicidad de esta nueva edición fue sumamente atractiva y persuasiva, al igual que la del año pasado, recordemos las pelucas azules. Esta vez, con una invitación que decía “Este año, elegante-sport” que se reflejó en las corbatas plásticas, rosas y grises que te daban al entrar. Obviamente se notó la reducción de costos, pero se mantuvo ese estilo glamoroso y colorido del Personal.

 

Un show que se destacó por su dinamismo, ya que a diferencia de las largas jornadas de otros festivales, en este caso, cada presentación comenzó en horario, gracias a que al estar los escenarios enfrentados, uno se preparaba mientras en el otro, tocaba alguna banda. Por lo tanto, se eliminaron esos innecesarios tiempos de espera, ansiedad y cansancio. 

 

Una tarde calurosa, pero ideal para disfrutar de buena música. La gente esperaba su banda favorita, mientras se deleitaba con música, que quizás no era de su estilo, pero que realmente valía la pena escuchar.

 

La grilla internacional del 1 de noviembre comenzó alrededor de las 18. 55 con The Mars Volta, la banda liderada por el guitarrista/productor Omar Rodríguez Lopez y el escritor/vocalista Cedirc Bixler Zavala. Su performance deslumbró al público por su euforia y electricidad. Un show explosivo que despertó la tarde con su energía y frenético sonido.

 

Mientras The Mars Volta se despedía, se armaba el escenario de enfrente, que alrededor de las 19.50 dio vida a la banda inglesa Bloc Party. Con una formación excéntrica, un cantante negro, un baterista que parecía una versión oriental de Harry Potter, un bajista y un violero bien anglosajones, brindaron un show divertido y emocionante. Presentaron su último disco “Intimacy” pero a su vez, hicieron un recorrido por su discografía tocando grandes temas como “The Prayer”, “Banquet” o “Like eating glass”. Personalmente la considerado una de las mejores presentaciones de la jornada. Y fue así que se dio inicio a la noche del festival.

 

A las 21. 00 el escenario MOTOROKR se preparaba para recibir a Kaiser Chiefs, la banda que en el 2005 alcanzó el éxito con su álbum debut “Employment”. Durante una hora, la banda recorrió su corta discografía y presentó sus hits más esperados: “I Predict a Riot” y “Ruby”. El público estaba exaltado, saltaba y bailaba cada tema, incluso los temas del nuevo álbum “Off with their heads”.

 

REM

 

 

Finalmente el personal alcanzó su climax, con la entrada al escenario de R.E.M alrededor de las 22. 10. Un despliegue técnico increíble, los juegos de luces, la pantalla gigante, el sonido, hicieron del show una experiencia única y alucinante. Durante casi dos horas, Michael Stipe derrochó carisma y simpatía, acompañado de su intensa voz, que permanece intacta con el paso del tiempo. Todo el público apasionado por esos grandes temas como “Man on the moon”, “The one i love” y el infaltable “Losing my religión”. Criticó a Bush, alabó a Barack Obama, hizo mover a un público ya cansado de largas horas de espera, pero todo valió la pena y confluyó en un momento histórico. Una leyenda en vivo, que presentó un show imborrable en la memoria de cada presente.

 

 

 

 

“¿Dónde estaba Dios cuando nos asesinaban?”

Filed under: Protagonistas — tallergrafica3 @ 3:25 am
Tags:

Sala Aleksander nació en Polonia en 1922, en la ciudad de Lodz, donde se crió junto a su familia. A los17 años, en 1939, estalló la Segunda Guerra Mundial. Sus dos hermanos y su padre viajaron a la Argentina, para evadir el servicio militar. Sala quedó junto a su madre bajo la esclavitud, la tortura y el dominio de los alemanes.

Vivió en guetos y campos de concentración hasta que fue liberada después de seis años, por los rusos, el 15 de enero de 1945. Mataron a seis millones de judíos, entre ellos a su madre, y sólo se salvaron diez mil.

          Actualmente, Sala tiene 84 años, rehizo su vida, tuvo un marido, tiene dos hijos y tres nietos. Es sobreviviente del holocausto… y una gran luchadora de la vida.

 

¿Dónde vivió antes de que estallara la guerra?

 

En Lodz, la segunda ciudad más grande de Polonia. Allá nos criamos. Ochos meses antes de la tragedia, mi padre y mis hermanos se vinieron a la Argentina. Yo me fui con mi mamá a Chestojova (en Polonia) y estuvimos en la casa de una sobrina de mi madre. Cuando estalló la guerra, los alemanes empezaron a armar guetos y a meter gente en la casa donde nos encontrábamos; entonces fui a vivir a lo de una tía y mamá se fue a la casa donde vivían mis abuelos.

 

¿A dónde la llevaron los alemanes?

 

Lo primero que hicieron fue ponerme una cinta en mi brazo que les permitía identificarme como judía. Luego empezó la selección, a la derecha iban los viejos (para matarlos) y a la izquierda los jóvenes (para trabajar).

Yo tenía 17 años y un alemán me preguntó: – ¿Dónde trabajaste anteriormente?. No supe qué decirle, porque nunca había trabajado, él me reiteró la pregunta una vez más. No contesté y me mandó a la derecha, me iban a matar.

Un policía judío me agarró de la mano y me puso a la izquierda, mientras los demás le gritaban: – ¡Hombre si te descubre te matan a vos y a la chica!

Ahí me quedé, pasé la selección hasta que crearon una fábrica de municiones y me llevaron a trabajar allí.

 

¿Cómo era la “vida” en los campos de concentración?

 

No tenía ni nombre ni apellido, sólo un número pintado en la ropa: 5110.

Tenía que controlar 10.000 balas por día que despachaban a la frontera. Trabajaba de domingo a domingo, una semana de día y otra de noche, de 7.00 a 17.00. Así trabajé en condiciones infrahumanas, éramos esclavos y nos acostumbraron a esa vida.

Nos despertaban a las cinco de la mañana, todos los días, y nos llevaban a una plaza, todos desnudos, con veinte grados bajo cero y nos tenía ahí dos horas solo para vernos sufrir.

Un día llegué un minuto tarde y me llevaron al lugar de castigos, me dieron diez latigazos y estuve un mes trabajado parada porque tenía toda la cola hinchada.

 

¿Dónde dormían y que comían?

 

Dormíamos todas las mujeres jóvenes juntas, sobre unas cañas, en un espacio de cincuenta centímetros para cada una y nos tapábamos con papel. No teníamos pertenencias, y si se podía robar se robaba.

Comíamos pan mezclado con papel para ahorrar. Un día me enfermé de pleura, tuve 42 grados de fiebre, todos los días pasaban los alemanes para ver cómo estaban los enfermos. Los que no mejoraban se los llevaban para matarlos.

 

¿Sabía lo que había pasado con su madre?

 

Sí, sabía que a mi mamá la habían matado. Había momentos en que envidiaba su destino. Estaba cansada de la vida, yo hubiera preferido morir a vivir así.

 

¿Cómo fue la liberación?

 

Me liberaron los rusos el 15 de enero de 1945. Pero ahí empezó otra “guerra”. Hacía 25 grados bajo cero, no teníamos nada, ni a donde ir, y los polacos nos recibieron mal. Dijeron: -¿Cómo es que Hitler no pudo terminar con todos?¿No pudo matar a todos los judíos?

Pasé un año en Polonia, después ochos meses en Alemania y un año en Francia. De allí me fui a Paraguay. No me podía comunicar con mi papá porque no sabía la dirección, pero me acordaba la de mi tío, así que escribí varias cartas hasta que un día recibí respuesta. Mi papá hizo los papeles y pagó para que dejaran entrar judíos a la Argentina. Mi hermano me vino a buscar a Paraguay y entre al país ilegalmente.

 

¿Qué sintió cuando llegó al país?

 

Fue el momento más feliz de mi vida cuando vi a mi padre y a mis hermanos.

 

¿Qué cree que la ayudó a seguir adelante?

 

Yo solo creo en el ser humano, soy atea, no puedo creer en Dios después de lo que pasé. ¿Dónde estaba Dios cuando estos hijos de puta de los alemanes nos asesinaban? ¿Dónde estaba…?

 

 

Denise Aleksander.

Blog at WordPress.com.