Tallergrafica3’s Blog

Música

Ska-P le canta al mundo

Por Fernando Torrado

 

El regreso de Ska-P después de 6 años no supera ni defrauda las expectativas que el grupo español acostumbra a despertar. La banda que lleva la voz de Pulpul (Roberto Gañan Ojea) volvió al ruedo con una obra que no varía con respecto al tipo de música y las letras de los trabajos anteriores.

Con el título “Lágrimas y Gozos” metaforizan algunos los temas que el grupo viene tratando en su discografía: las críticas al clero y la denuncia política. Las lágrimas refieren al llanto de los chicos abusados sexualmente por curas, y el goce a la sensación de los sacerdotes pedófilos. A la vez, lágrimas y gozos son las dos caras de una sociedad en la que la marginalidad de algunos sectores se explica por la abundancia de otros.

El trabajo presenta más continuidades que rupturas con lo que Ska-P venía haciendo, como la parodia de la música navideña en “Gasta Claus” y el estilo alegre en temas como “El imperio caerá” o “El libertador”. Pero también hay algunas novedades como ciertos rasgos de música reggae que se advierten en algunos pasajes de “Ni fu ni fa” y partes melódicas momentáneas en “Qué puedo decir”. Aunque en términos generales prefirieron ser prudentes y no innovar después de un largo período de ausencia.

Con “Fuego y miedo” Ska-P retoma los planteos de Michael Moore en Bowling for Columbine, al vincular la cantidad de muertes por accidentes con armas en los hogares con el miedo que se siembra desde los medios en una sociedad a la que se estimula a tener armas en las casas. “El libertador” rescata la figura de Simón Bolívar y puede interpretarse como una canción de apoyo al presidente venezolano Hugo Chávez, debido a el estribillo dice “adelante comandante, ponte al frente”. Si bien la banda no salió a explicar públicamente con qué intención escribieron el tema el apoyo a Chávez parece real, no solo porque hablar de “comandante” y de Bolívar en la misma oración puede remitir a ese mandatario sino sobre todo porque la canción habla en tiempo presente, lo cual puede ser un indicio de un acercamiento de Ska-P a la defensa del chavismo. Acá podemos encontrar, en comparación con el trabajo que el grupo venía haciendo, el único giro de la banda en cuanto al contenido de las letras, ya que antes no había manifestado un apoyo a ningún gobierno y no se esperaba que lo haga, debido a su defensa al anarquismo en otros temas anteriores.

En varias de las canciones se repiten los mismos conceptos que del grupo manifestó en otros trabajos. “Gasta Claus” tiene un enfoque prácticamente idéntico a “Villancico” (Eurosis, 1998), que analiza la Navidad desde la sociedad de consumo. “El imperio caerá” habla  del accionar de Estados Unidos hacia el resto de la humanidad y vaticina su futura caída, ya que “el imperio romano se derrumbó, también el imperio español… y los yanquis caerán, no serán la excepción”. No es la primera vez que compara a Estados Unidos con un imperio. Ya lo había hecho en La Sesera No Va (El Vals del Obrero, 1996). “El tercero de la foto” es una nueva crítica al ex presidente español José María Aznar, como ya lo habían hecho en “Ñapa es” (El vals del obrero, 1996) y en “España va bien” (Eurosis, 1998). “Wild Spain” denuncia el maltrato animal en las festividades españolas, una crítica que ya había estado presente en temas como “La estampida” (¡¡Que corra la voz!!, 2002) y “Vergüenza” (Planeta Eskoria, 1998)

Ska-P denuncia lo peor de la política, la religión y el maltrato animal. Lo hace con una música alegre, bailable y pegadiza. Se acerca musicalmente al estilo punk o hardcore, siempre teniendo como referencia el ska. “Lágrimas y Gozos” es el nuevo cd, el que representa el regreso después de 6 años. Aunque las letras y la música, salvo excepciones, se asemejan a lo que ya venimos escuchando del grupo, vale la pena porque Ska-P sigue firme en su rol de hacer, desde la música, una de las interpretaciones más lúcidas sobre lo que pasa en el mundo.

 

TEMAS 

1.   Ni fu ni fa

2.   El libertador

3.   Crimen sollicitationis

4.   Fuego y miedo

5.   La colmena

6.   Gasta Claus

7.   El imperio caerá

8.   Los hijos bastardos de la globalización

9.   Vándalo

10.   El tercero de la foto

11.   Decadencia

12.   Qué puedo decir

13.   Wild Spain

 

 

Al compás del tambor…

Por Berenice Rocío Taboada Díaz

 

 La población africana ingreso en América Latina entre los siglos XV y XIX como esclava. En 1838 eran casi el 25% de la población. Desde allí hasta la actualidad, en Buenos Aires fueron naciendo nuevos espacios de difusión y enseñanza de artes populares afroamericanas, desde aquellas comparsas de negros que actuaban en los carnavales porteños del siglo XIX hasta las murgas que hoy mueven a la ciudad durante el verano.

 Con los procesos transculturales entre las civilizaciones africana, indígena y europea, fueron surgiendo la rumba cubana, la cumbia colombiana, la murga rioplatense y el candombe afrouruguayo, todos ritmos influenciados por la armonía sonora del continente negro.

En los años ’80 diversos músicos de Buenos Aires incorporaron esta sonoridad en sus obras, al mixturarlas con la música popular urbana, el tango y el rock. Desde entonces, cada vez son más las bandas que apuestan al sonido del parche o al toque del timbal, y los porteños se familiarizan con “los modos de hacer” afro. El auge de la batucada y el candombe llegó para quedarse. Tras estos aportes, no se puede negar que la cultura, la identidad y la sociedad argentina se vio enriquecida con el aporte afro.

 

La Chilinga estudia, investiga y ejecuta diferentes ritmos afroamericanos, tales como el candombe uruguayo, la chacarera argentina o la makuta cubana, bajo una idea de “educación no formal o popular”, que les permite no sólo promover la cultura a sus alumnos a través de tambores y danza (además de a través de convenios que tiene con hogares, fundaciones y cooperativas) sino también preparar a docentes y luthiers interesados en estos ritmos. Nahuel García se encarga de prestar a La Chiringa sus tambores y palos fabricados artesanalmente hace seis años. Su experiencia en La Escuela hace q pueda brindar testimonio sobre la trayectoria de la misma.

 

 ¿Qué es La Chilinga?

La Chilinga, oficialmente digamos, es una escuela de música. Es un lugar donde la gente se junta a pasar el rato y aprender a la vez, dejando de lado otras actividades que pueden ser más peligrosas, más dañinas y menos productivas. En cambio esto te despierta, te mantiene alegre.

¿Cómo empezó?

Había un grupo de músicos re grosos que se juntaban a tocar candombe, batucadas, entre los que estaba Dani Buira, que hoy es el que maneja todo el proyecto, que de a poco se empezó a abrir a que vaya más gente y así se hizo la escuela. La primera sede se abrió en Martín Coronado.

¿Cuánta gente participa actualmente?

Hoy por hoy, debe de haber más de 800 alumnos y 40,50 profesores. La verdad es que son innumerables, porque no sólo está la gente que va a las sedes, sino que tenemos muchos proyectos otros lugares. Por ejemplo, con un hogar de José Leon Suarez o con el penal de Ezeiza.

¿Qué utilidad le encuentran al trabajar en esos lugares?

Lo que pasa es que La Chilinga antes que una escuela, es una especie de conector del arte, de la música con lo social. Nosotros no apuntamos a que vengas, tomes clases, te hagas un “percusionista profesional” y listo. También está bueno colgarte tocando con otros y conectar de esa manera o comprometerte con el proyecto, expandirlo. A veces se junta ropa, útiles y se va a tocar a una escuela rural en Tilcara o se sale a tocar a la calle, y la gente super feliz.

¿Cuán importante es lo social para La Escuela?

La escuela no es un kiosco ni una empresa, sino que su fin es sociocultural. Por eso se abren sedes en barrios carenciados, como en Florencio Varela, y los talleres están a precios populares, para que todos puedan acceder. Eso sí, los que dan clases cobran por eso, o si tocamos en una festividad, también y un pequeño porcentaje va para el mantenimiento de la Escuela.

¿Qué influencia afro tienen?

Bueno, en toda Latinoamérica se ve una fusión con el continente negro. Y eso lo vinimos mamando los diferentes percusionistas hasta que terminamos acá. Lo que está bueno es que no todos venimos de otras bandas parecidas, sino que hay mucha mezcla, mucha apertura musical. En mi caso, yo antes tocaban heavy metal, y después ska; o sea, nada que ver, pero después de unos años de estudiar bateria me empezó a llamar la atención el ritmo negro y me acerqué a la escuela para aprender.

¿Crees que la cultura argentina está ligada al tambor de alguna manera?

Yo creo que los argentinos somos distintos a otros países americanos, somos menos “musicales” por decir de alguna manera. No estamos acostumbrados a cantar o bailar en cualquier lado. Todos piensan que el negro ya naturalmente tiene ese swing, pero también el blanco puede desarrollar eso. Además, el latino y el africano tienen mucho en común en la forma de vivir y de pelearla, porque el europeo gana plata para comprarse ropa y el latino o el africano para comer.

¿Ves un auge de la percusión en estos últimos años en el país?

Si, totalmente. Hay como un mega-movimiento de baile, danzas, percusión, canto africano, rioplatense y está copado que la gente se prenda a hacer este tipo de cosas. Como que se empezaron a armas distintas escuelas, y muchos músicos que la venían remando se hicieron conocidos y hoy son unos grosos…

Advertisements

Leave a Comment »

No comments yet.

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

Create a free website or blog at WordPress.com.

%d bloggers like this: