Tallergrafica3’s Blog

Medios en el medio

Cien velitas para “Hecho en Buenos Aires”tapa_96_08-0711

La revista que ha logrado sacar a muchos de la calle para comenzar un trabajo digno, cumple cien ediciones en noviembre. Gimena Fuertes, secretaria operativa de la revista, explica su misión y valores.

“Hecho en Buenos Aires” se creó hace ocho años para brindar una posibilidad de inserción laboral a personas indigentes, desempleados y excluidos. A través de la venta de los ejemplares obtienen su ingreso todos los que participan de este proyecto. Este mes, HBA cumple 100 meses de publicación y lo festeja con notas interesantes y de compromiso social.

Gimena Fuertes, secretaria operativa de HBA, tiene 27 años. Comenzó a trabajar en la revista hace seis como voluntaria, y hoy ya es parte activa del staff. Cuenta que “Hecho en Buenos Aires” es una empresa social, una asociación civil que actúa en beneficio de la comunidad para la que trabaja, “en este caso, indigentes, desempleados, gente con discapacidad o problemas psiquiátricos”, explica. La revista es un producto de calidad realizado para que las personas (gente en situación de calle o desempleados) puedan venderla y con ellos conseguir el dinero para cubrir sus necesidades básicas. La publicación cuesta $3, los vendedores se quedan con $2.90.

A partir de que las personas ingresan a la empresa y se comprometen con la venta de los ejemplares, comienzan programas de capacitación y de plan social para ellos. “La revista brinda servicios sociales, terapias de apoyo, talleres creativos y servicio médico, con la intención de ayudarlos en el proceso integral de recuperación”, destaca Gimena. HBA busca cortar con la dependencia que conlleva el asistencialismo y promover la independencia de sus vendedores.

HBA toca temas sociales y culturales. “Hace periodismos de Arte y Cultura para lograr un cambio en las personas, y está dirigida a todos, a nadie en especial, más que gente que tenga una cierta sensibilidad para reconocer los cambios en el país y a quienes se va excluyendo en el cambio”, comenta la entrevistada. La revista, escrita por periodistas profesionales, cubre temas de interés general, actualidad, entrevistas a artistas, líderes comunitarios y personalidades; enfoques sociales, arte y espectáculos.

En la edición de noviembre, se tocan temas como los talleres de costureros esclavos que siguen existiendo, ciclos de cine, ecología y medio ambiente, y muchos más. Cada espacio toca temas diversos que no incumben a una franja etaria particular ni apuntan a un status social. “La idea es que los vendedores quieran vender esta revista, y que el público la quiera comprar”, nos cuenta Fuertes.

Contrario a lo que se podría suponer en una época en que la crisis económica afecta a la mayoría, la revista nunca corrió riesgos de cierre. Ha estado siempre en pie de guerra, solventándose sólo mediante la venta de ejemplares y publicidad. No recibe ninguna subvención externa.

En cuanto a los vendedores de HBA, muchos se acercan por medio de conocidos que trabajan allí, pero el equipo de “Hecho en Buenos Aires” también tiene la tarea de ir tras ellos, buscar gente que tanga la necesidad de trabajar y asegurarse un techo, e invitarlos a formar parte de esta asociación que tiene como propósito primordial ayudar en la mejora de la calidad de vida de quienes han sido excluidos de la sociedad en todos estos años.

Daiana Lacabanne

¿Hacia donde va nuestra televisión?

Desde hace muchos años la televisión argentina está transitando por un proceso de empobrecimiento que afecta a la mayoría de sus aspectos, con excepción de uno: el comercial. El modelo que Francesco Casetti denomina “paleo televisión”, que se caracteriza por tener objetivos de comunicación didácticos y educacionales, ya no predomina en el medio. En su lugar, se dio paso a otro modelo mucho más acorde con los tiempos en que vivimos donde lo único que importa es vender segundos publicitarios, aún a riesgo de bajar la calidad de los programas y de abordar contenidos antes impensados.

“Showmatch” es un digno exponente de nuestra pobreza televisiva. Desde sus comienzos a principios de los `90 hasta la actualidad, el programa ha sabido aprovechar las posibilidades que el medio ofrece para ponerlas a disposición de una audiencia cada vez más amplia y con menos exigencias desde el punto de vista de los contenidos y de los temas. Muchos dicen que “Showmatch” muestra lo que la gente quiere ver. Y en alguna medida esto es así. Pero también es cierto que este “mega show” ocupa el centro de la televisión, por lo que es muy difícil escapar de él. Alcanza sólo con prender el televisor en algún momento del día para darse cuenta de que muchos programas llenan su tiempo hablando de lo ocurrido en “Showmatch” la noche anterior. Este proceso de “autorreferencialidad”, donde la televisión habla de ella misma, hace que el público viva inmerso en el mundo televisivo sin poder escapar de él. Y a esto también contribuyen los denominados “programas de archivo”, como “TVR” o “Zapping” donde, una vez más, el contenido tiene que ver con la misma televisión.

Pero estos no son los únicos casos preocupantes. Otro ejemplo son las telenovelas cómicas de la noche. “Son amores”, “Los Roldán”, “Por amor a vos”, por nombrar algunas, son prácticamente iguales. No solamente utilizan a los mismos actores sino que, además, sus historias son siempre las mismas. Pero estas novelas siempre funcionarán (y los productores televisivos lo saben), ya que se dirigen a un público muy amplio cuyas experiencias de vida se ven reflejadas, en la mayoría de los casos, en los protagonistas de las historias.

Hoy, lamentablemente, el éxito de un programa se mide en relación a su rating y a su consecuente posibilidad de brindar espacios publicitarios rentables a los anunciantes. Un programa que es visto por poca gente no es, desde el punto de vista comercial, un programa interesante, aunque sus temas y contenidos sean de altísima calidad y los costos de producción sean elevados. Al paso que vamos, imagino un triste futuro para nuestra televisión, donde cada canal tendrá un solo programa principal cuyo objetivo primordial será aglutinar a la mayor cantidad de audiencia posible para así poder ofrecer a las marcas la mejor llegada a sus potenciales consumidores, sin importar que esto conlleve a una perdida de los contenidos culturales.

Rafael Pandolfo

Advertisements

Leave a Comment »

No comments yet.

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

Blog at WordPress.com.

%d bloggers like this: